EL HOMBRE QUE SOLO COME PIZZAS


Mi amigo Dan sobrevive comiendo solo pizza. Dicen que en la variedad está el gusto, pero para Dan, un carpintero de 38 años de Maryland, el gusto está en el orégano, lo único que le pone a la pizza. La próxima vez que alguien te diga que comas cinco piezas de fruta al día, cuéntale la siguiente historia.

Todos los que conocen a Dan se preguntan cómo es posible que siga vivo. Además de que su dieta es terrorífica, también es diabético y frecuentemente sufre bajones del azúcar en sangre. Cuando le pasa esto por lo general se desploma y se queda inconsciente en calzoncillos con trozos de comida alrededor. Una vez se compró un coche y se quedó dormido mientras lo estrenaba. Se salió de la carretera y destrozó el vehículo, pero aparte de ese accidente, todo parece irle de maravilla. Hablé hace poco con Dan para saber más sobre su dieta de gluten, tomate y queso.

VICE: Se dice que eres el rey de la pizza. ¿Cómo conseguiste esa reputación?


Dan Janssen: He estado comiendo pizza cada día durante los últimos 25 años y no me refiero a una porción. Por lo general me como una pizza grande al día, solo con queso. Nunca me harto. Cuando cambio de pizzería o de marca es como comer un plato diferente.

¿Cuáles son tus pizzas favoritas?


La que más me gusta es la del restaurante Pontillo en Nueva York. No la he probado en más de diez años, así que no puedo asegurar que siga siendo tan buena como la recuerdo. Pero la última vez que la comí fue de largo la mejor pizza de mi vida.

¿Por qué no comes otra comida?


Antes comía comida normal, como todas las personas, pero cuando tenía 15 o 16 años tomé la decisión de ser vegetariano por razones éticas. Aún me gustaba el sabor de la carne, y me sigue gustando, pero por mis creencias renuncié a eso. Esto fue hace unos 23 años. Pero es que además odio las verduras.

¿Tu dieta agrava tu diabetes?


Cuando me diagnosticaron diabetes, mi endocrino me dijo: "Deberías ir a un nutricionista. Comes muy mal". Así que fui a un nutricionista y fue una pérdida de tiempo. Básicamente te dan una lista y te dicen "como eres vegetariano puedes comer esto y esto". Pero son cosas que no me gustan. A mí me gusta la pizza. Nunca he recibido una reacción negativa aparte de la de ese primer endocrino. Todos los demás médicos me dicen: "Tu colesterol está bien. Tienes un aspecto saludable. Sigue haciendo lo que estés haciendo". Nadie más se ha preocupado por mi dieta salvo mi novia, pero tampoco se preocupa demasiado. Gracias a sus consejos y su apoyo, empecé a ir a un terapeuta para tratar mi repugnancia por la comida y averiguar la razón de tener una dieta tan limitada. Es verdad que suena a que soy una persona gorda y enferma, pero no. Estoy delgado. Tengo mucha energía y me siento bien, así que tal vez tenga algo que ver con la dieta de pizza.

¿Puedo preguntarte de qué hablas con tu terapeuta?


Me ayuda a descubrir cosas que siempre he sabido pero a las que no les daba importancia. Por ejemplo, cuando tenía cuatro o cinco años mi familia vivía cerca de un bosque en Carolina del Norte. En la guardería nos alimentaban con estofado Brunswick, que no es algo que le darías a un niño de cinco años. Lleva cerdo, pollo o conejo con lima, judías, patatas y tomate. Yo protestaba y me escapaba corriendo. Lloraba y gritaba hasta que me venían a buscar mis padres.

Suena horrible. ¿De las grandes cadenas de pizza, cuál es tu favorita?


Bueno, diría que todas son muy malas, pero voy muy a menudo. La pizza es como el sexo, hasta cuando es malo, es bueno.

¿Te gusta cocinar?


En absoluto. No voy más allá de calentar la comida en un microondas. Nunca he entendido la cocina. Dedicas un montón de tiempo y energía, luego comes y se acabó.

¿Hay alguna comida en particular que te gustaría probar en el futuro?


No quiero abandonar mi pasión por la pizza. Sin embargo, me gustaría poder ir a restaurantes donde no sirvan pizza y poder pedir algo del menú, cosa que no puedo hacer ahora. Mi novia es vegetariana, así que estaría bien ir a otros restaurantes con ella. Estamos muy limitados por mi adicción a la pizza, pero al mismo tiempo, no la quiero dejar. No me quiero convertir en una de esas personas que tienen manías con la comida. Me gusta la comida procesada. Me gustan los conservantes y la pizza. Mi padre es igual que yo. Le hicieron un bypass gástrico y una semana después se comió un bistec enorme.

¿Desde que vas al terapeuta has comido alguna cosa diferente?


[Risas]. No. De hecho, una de las razones por las que me gusta ir es porque al lado de su consultorio está Joe Squared [una pizzería] y siempre voy después de la sesión.

Genial. Disfruta de tu pizza, Dan.

fuente
Comparte

Por ★Noticias Cool★